lunes, 7 de agosto de 2017

Rusia y China se alían con EEUU para castigar a Corea del Norte con las más duras sanciones económicas

La resolución, promovida por Estados Unidos y China, fue votada por unanimidad.



 
El pasado sábado, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobaba por unanimidad una nueva ronda de sanciones económicas contra Corea del Norte, que recortarán hasta en un tercio sus exportaciones, en lo que constituye el "castigo más amplio y de mayor impacto hasta la fecha" que ha sufrido la nación asiática, en palabras de un diplomático citado por la agencia AP.
 
El texto redactado, que ha sido impulsado por el Gobierno de Donald Trump, podría reducir hasta en 1.000 millones de dólares los ingresos norcoreanos, al prohibir todas las exportaciones de carbón, hierro, plomo, pescados y mariscos. El carbón reportó a Pyongyang cerca de 1.200 millones de dólares el año pasado, según el cálculo de Washington, antes de que Naciones Unidas limitara ya su venta a un máximo de 400 millones anuales. Por su parte, el comercio de pescado y marisco, estimado en 295 millones de dólares, es otra de las más importante fuentes de ingreso para la República Popular de Corea.

Las sanciones incluyen también la prohibición de otorgar permisos adicionales a trabajadores norcoreanos, en proyectos conjuntos con empresas del mismo país o inversiones en esas firmas.

Se trata, por tanto, de un paquete de medidas que recrudecerá de forma dramática la agresión externa que ya sufre la nación asiática, por su empeño en determinar soberanamente su sistema económico, social y político, así como la forma de implementar la defensa militar del país.

Estas sanciones se impondrán gracias al apoyo de China y Rusia, ambas con derecho a veto en el Consejo de Seguridad, cuyo voto favorable a las medidas impulsadas por Estados Unidos fue festejado por el presidente norteamericano a través de uno de sus mensajes en Twitter.

"El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acaba de votar 15-0 sancionar a Corea del Norte. China y Rusia votaron con nosotros. ¡Impacto financiero muy grande!", señaló Donald Trump en su cuenta personal de la red social.

Por su parte, el principal asesor de seguridad de Donald Trump, H.R. McMaster, advirtió en una entrevista con la cadena Msnbc, que su país se prepara ya para "una guerra preventiva contra Corea del Norte".

LAS GRANDES POTENCIAS NUCLEARES SE ARROGAN EL DERECHO DE IMPEDIR QUE OTROS PAÍSES SE DEFIENDAN

Las sanciones impuestas por las grandes potencias a Corea del Norte se producen después de que Pyonyang realizara dos ensayos exitosos de misiles intercontinentales (ICBM) el pasado mes de julio, mostrándose contraria a admitir la pretensión de las grandes potencias de que renuncie a su programa para desarrollar armas nucleares.

Actualmente, Estados Unidos - el único país que hasta el momento ha utilizado bombas nucleares contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki - y Rusia, acumulan más del 90% de este tipo de armamento. Más de 15.000 ojivas nucleares reconocidas. En el tercer lugar del ranking de las potencias nucleares, aunque ya a gran distancia, se sitúa Francia, con 300 ojivas. El cuarto puesto lo ocupa China, con 260, seguida por Pakistán, 140; India, 110 e Israel, con 80 ojivas nucleares. Corea del Norte, según los datos del propio Departamento de Estado de EE.UU., tendría apenas una decena ojivas nucleares.

Como es conocido, Corea del Norte jamás ha invadido o agredido a otro país y solo las mentes más profundamente afectadas por la propaganda mediática podrían imaginar que Pyonyang planee atacar a los Estados Unidos. Sin embargo, el escaso arsenal nuclear de Corea del Norte, insignificante si se lo compara con el de las potencias que la sancionan por poseerlo, sí ha sido hasta la fecha suficiente para disuadir a las sucesivas administraciones norteamericanas de emprender una operación militar contra el país asiático.

Ello explica, obviamente, el interés de Washington por imponer a la República Popular de Corea la renuncia al desarrollo de este tipo de armamento, en una operación de largo alcance a la que ahora se han sumado, abiertamente, Rusia y China. Las dos potencias, en las que, equivocadamente, muchos depositan sus esperanzas para la creación de un nuevo orden mundial más "justo y equilibrado".

COREA NO OLVIDA LA DESTRUCCIÓN PROVOCADA POR ESTADOS UNIDOS

Durante los tres años que duró la Guerra de Corea, entre 1950 y 1953, casi todas las ciudades principales de Corea del Norte quedaron prácticamente [Img #50267]destruidas por los intensos bombardeos estadounidenses de gran escala.

El tonelaje de bombas lanzadas sobre Corea del Norte fue casi el mismo que Estados Unidos arrojó sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial. EE.UU. lanzó unas 650.000 toneladas de bombas, incluyendo 43.000 toneladas de bombas de napalm.

Hacia 1952, los bombardeos fueron tan amplios que la fuerza aérea de Estados Unidos se había quedado sin objetivos que valieran la pena. Corea del Norte es posiblemente el segundo país más bombardeado en la historia después de Camboya.

John H. Kim, un veterano del ejército de Estados Unidos y Presidente del Comité Coreano de Veteranos por la Paz, declaró en un artículo que, durante la Guerra de Corea “el Ejército de los EE.UU., la Fuerza Aérea y la Armada estuvieron directamente involucrados en el asesinato de cerca de tres millones de civiles".

UNA ADMIRABLE RESISTENCIA EN LA MÁS ABSOLUTA SOLEDAD

Obligada a reconstruir el país tras esta devastación en las condiciones más adversas, denostada por la prensa occidental y olvidada por una gran parte de la "izquierda" internacional incapaz de defender el principio elemental de la soberanía de los pueblos, la población de la República Popular de Corea se ha visto obligada a desarrollar una inusual capacidad de resistencia ante las crecientes agresiones externas.

En este sentido, la respuesta ante la nueva oleada de sanciones ha sido la esperada.

Anticipándose a la decisión, un funcionario del ministerio norcoreano de Exteriores citado por la agencia oficial KCNA indicó el viernes que "la campaña de sanciones de EEUU nunca funcionará" y "sólo aumentan nuestra vigilancia, resistencia y justifican todavía más el acceso a armas nucleares".

"Las sanciones que ha impuesto EE.UU. contra Corea del Norte le animan más para desarrollar su programa nuclear", señaló el funcionario norcoreano.

Tras conocerse la imposición de las sanciones, la Cancillería del Gobierno norcoreano apuntó, a través de un comunicado, que "los llamados de EE.UU. a la guerra y la amenaza de aplicar nuevas sanciones contra Corea del Norte (…) dan motivos adicionales para tener armas nucleares”.

“Las sanciones de EE.UU. solo duplican el indoblegable espíritu de nuestro Ejército y pueblo, unidos en torno a su líder y su inconmensurable anhelo de autodeterminación y autodesarrollo, así como el incremento de la capacidad defensiva de Corea del Norte”- se afirma en este comunicado.

---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario